Prescripción Médica De Cigarrillos Electrónicos

  • 0
  • diciembre 10, 2021

A mediados de este año, la empresa farmacéutica Pfizer dejó de distribuir el medicamento Champix, destinado a las personas que querían dejar de fumar. Ante este panorama, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica ha recomendado la utilización de terapias sustitutivas, tales como parches, comprimidos, espray bucal o chicles.

Los cigarrillos electrónicos podrían entrar dentro de esta definición, ya que, como sabes, son formas de consumo de nicotina que tampoco producen humo. El hábito de fumar es la causa de muerte de aproximadamente siete millones de personas al año en el mundo. Si bien disminuye paulatinamente, las tasas europeas son aún muy elevadas, especialmente en países como Croacia, Grecia y Bulgaria.

¿Qué es terapia de reemplazo de nicotina?

La recomendación para utilizar las terapias de reemplazo de nicotina, o NRT, es iniciarlas en el momento en que se decide dejar de fumar. El propósito es atenuar los síntomas de la abstinencia nicotínica, que son la causa principal del fracaso cuando se intenta dejar este hábito.

Has de saber que, según la American Cancer Society, existen muchos estudios que demuestran que estas terapias pueden casi duplicar las probabilidades de dejar de fumar definitivamente. El éxito el vapeo es, entonces, muy superior al de otras NRT ampliamente utilizadas. Sin embargo, es muy importante resaltar que no deben utilizarse el tabaco y los cigarrillos electrónicos al mismo tiempo.

Beneficios de los cigarrillos electrónicos

El consumo de tabaco por métodos que producen humo, como sucede con los cigarrillos, pipas y puros, está asociado a un riesgo mayor de enfermedades. El cigarrillo electrónico utiliza aerosoles con nicotina, pero no hay combustión, ni del tabaco ni del papel. Por esa razón, como verás, no existe producción de humo.

Las sustancias perjudiciales que se emiten con la combustión de estos materiales son más de 7000. Entre ellas, figuran por su capacidad lesiva el benzopireno, formaldehído, cadmio, nitrosaminas, benceno y acetaldehído.

El humo de tabaco inhalado o que se respira por estar suspendido en el ambiente se ha relacionado con una mayor incidencia de las siguientes enfermedades, entre otras muchas: cáncer de pulmón, cavidad nasal, nasofaringe y mama, enfermedades cardiovasculares, ictus cerebral, infecciones de las vías respiratorias y asma.

Por estas razones, habrás visto que en muchos países se prohíbe fumar en espacios públicos o privados. El propósito es impedir sistemáticamente que la población se vea expuesta al humo del tabaco.

¿Cómo funcionan los cigarrillos electrónicos y los líquidos de vapeo?

Estos dispositivos cuentan con baterías, que proporcionan la energía necesaria para calentar los líquidos de vapeo. Igual que los parches o los comprimidos de las terapias NRT, contienen nicotina. El resultado de vaporizarlas es un aerosol, es decir, una suspensión de partículas líquidas en aire. Es inhalado y luego exhalado por el consumidor, y genera una administración de nicotina que no está asociada al humo.

De esta manera, el vapeo puede ser un primer paso para dejar de fumar. Lo ideal es que se complemente con tratamientos psicológicos dirigidos a la modificación de la conducta, tal como sucede con las terapias de reemplazo de nicotina ya establecidas.

¿Qué está sucediendo en algunos países?

En el Reino Unido y en Canadá comienzan a surgir iniciativas destinadas a utilizar el vapeo desde un punto de vista distinto al meramente lúdico. Quizá te interesará saber que se ha planteado y puesto en práctica su utilización como herramienta para ayudar a detener el hábito de fumar. Se intenta con estas medidas transformar el éxito científicamente demostrado del vapeo en una herramienta institucional para dejar de fumar.

Canadá

El Centro para la Adicción y la Salud Mental de Canadá ha promovido una iniciativa que ha sido aprobada por el Ministerio de Sanidad. Ambas instituciones han realizado una revisión de los estudios científicos publicados acerca del vapeo hasta el momento. Basándose en esta información, lo consideran una solución de bajo riesgo para quienes han intentado dejar el tabaco infructuosamente por otros métodos.

El CAHM ha concluido que el cigarrillo electrónico es muy efectivo para dejar de fumar. Se presenta como una solución más saludable que el tabaco, siempre y cuando lo sustituya totalmente.

Por esta razón, Canadá aprobó en 2018 la ley Tobacco and Vaping Products Act, destinada a regular la venta de líquidos y dispositivos para el vapeo. Más importante aún, esta ley va a permitir la publicidad que lo presenta como una opción menos dañina para los fumadores.

Reino Unido

Es posible que este país sea el primero en recetar el cigarrillo electrónico con el respaldo del Servicio Nacional de Salud (NHS). La MHRA, o Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido, tiene contemplado publicar unas guías actualizadas como forma de autorizar la prescripción de cigarrillos electrónicos a los que quieran abandonar el hábito.

Entre otras innovaciones, encontramos que los fabricantes de estos productos podrán solicitar aprobación de la MHRA, tal como sucede con los fármacos que están disponibles en el NHS del país. Si esto sucede, los artículos para el vapeo se considerarán productos médicos.

Regalar a quienes acudan a las instalaciones del NHS un paquete de inicio para esta posible NRT es otra idea que surgió en la Universidad de Oxford. Se propuso tras una revisión de estudios clínicos, en la que se señala al vapeo como más exitoso que otras terapias para dejar de fumar. Además, se proporciona la asistencia indispensable para lograr el uso correcto de estos dispositivos, y se hace seguimiento a quienes decidan someterse a la iniciativa.

La propuesta aspira a permitir que todos los fumadores de Londres, Norfolk, Edimburgo y Leicester puedan participar. Esta prueba experimental tiene un tiempo estimado de duración de dos años y medio.

Como medida complementaria, en dos centros hospitalarios se ha iniciado la venta de productos de vapeo. Para esto se cuenta con la colaboración de importantes proveedores, y los pacientes podrán adquirirlos en las áreas designadas.

Los cigarrillos electrónicos podrán pasar de ser una actividad lúdica a constituir un importante recurso para combatir las enfermedades causadas por el tabaquismo. Por otra parte, la diversidad de sabores y aromas de los líquidos de vapeo son un indudable atractivo para quienes emprendan esta actividad con la intención de dejar de fumar.